Published On: 17 de marzo de 2022240 words1.2 min read

Piel

Por lo general, las afecciones de la piel suelen tardar varios años en aparecer en los pacientes con diabetes. Las mismas se asocian a una reducción del aporte vascular cutáneo y a una respuesta inmunitaria deficiente. Además, las alteraciones nerviosas de la sensibilidad contribuyen al empeoramiento del curso clínico de heridas y lesiones en la piel.

En este sentido, es común la aparición de infecciones superficiales que van desde afecciones leves como foliculitis hasta algunas más graves como la celulitis y la erisipela. El estafilococo, el estreptococo y la pseudomona suelen ser los agentes bacterianos más frecuentes. No obstante, también pueden desarrollarse infecciones por hongos como Cándida albicans.

En los pacientes con diabetes tipo 2 suelen aparecer lesiones de piel de color marrón oscuro con centro aterciopelado, conocidas como acantosis nigricans. Estas lesiones son comunes a nivel del cuello, las axilas, los codos y la región inguinal. Además, pueden presentarse verrugas pequeñas, marrones y redondeadas en la superficie de la piel que se atribuyen a la dermopatía diabética.

Por otro lado, pueden formarse pequeñas úlceras a partir de heridas o cortes no detectados a nivel de los pies. Las mismas pueden evolucionar a gangrenas que suelen requerir la amputación del segmento afectado si no son tratadas a tiempo. Estas lesiones son frecuentes en el dedo gordo y en el dorso del pie.

Deja un comentario

Artículos Relacionados