Published On: 17 de marzo de 2022188 words0.9 min read

Boca, dientes y encías

La boca suele ser uno de los órganos que afecta la diabetes a los que se le resta importancia. No obstante, el exceso de azúcar en sangre aumenta la concentración de azúcar en la saliva. Este hecho promueve la proliferación de bacterias y la aparición de caries, placas y mal aliento. A su vez, puede desarrollarse gingivitis con inflamación, sangrado y dolor a nivel de las encías.

De igual forma, la diabetes no controlada favorece a la complicación de la gingivitis y a la aparición de periodontitis. En la enfermedad periodontal es común el dolor dental, la separación entre los dientes, la sensación de dientes sueltos y la caída gradual de los mismos.

Los pacientes con diabetes también pueden presentar candidiasis oral y xerostomía o boca seca. Además, es frecuente la manifestación de ardor oral, úlceras bucales, dolor al masticar y cambios en el gusto. Por tal motivo, es recomendable mantener un control glucémico rutinario, un adecuado cepillado dental y asistir a consultas odontológicas periódicas.

Deja un comentario

Artículos Relacionados